El desayuno, la comida más importante

Todos en algún momento hemos escuchado que una de las comidas más importantes del día es el desayuno, pero a veces por el afán diario lo olvidamos o comemos cualquier cosa para salir rápido, pero lo cierto es que estamos cometiendo un grave error con nuestro cuerpo y más aún cuando estamos tratando de adelgazar, ya que influye de forma determinante en lo que vas a ingerir el resto de la jornada.

Lo ideal es desayunar una hora después de levantarnos y nunca debemos postergar la primera comida del día pasado este tiempo. Según un estudio, los hombres que se saltan el desayuno tienen un 27% más de posibilidades de tener un infarto o morir de una enfermedad cardiaca que aquellos que comen todas las mañanas. Además, las personas que se saltan el desayuno tienen un tercio más de posibilidades de ser obesas. Así que ¡desayuna! Siempre de manera saludable, por eso a continuación te dejamos unas recomendaciones para esta primordial comida.

1. Cambia el zumo por fruta

Siempre hemos pensado que el zumo es el complemento perfecto a un desayuno saludable, pero en realidad es una bebida con alto contenido en azúcar que elimina muchos de los nutrientes que contiene la fruta al natural. Así que mejor opta por comerte una manzana, una pera, una rodaja de melón o cualquier pieza de fruta.

2. Cambia la mantequilla por queso para untar

Una tostada con mantequilla derretida suena delicioso, pero desde luego no es el mejor desayuno si lo que queremos es adelgazar. Podemos optar por el queso crema que tiene aproximadamente la mitad de calorías, 349 por 100 gramos y aporta algo de proteínas.

3. Cambia la mermelada por embutido

El azúcar es el mayor enemigo de un desayuno saludable, así que haríamos bien en evitar su consumo excesivo. Si sustituimos la mermelada por proteínas en forma de jamón serrano o pavo, nuestro desayuno será más completo y saciante.

4. Cambia tus cereales por avena

Todos los cereales de desayuno, incluso aquellos que se anuncian como “saludables”, contienen azúcares añadidos. Una buena alternativa es acompañar nuestro bol de leche con avena, un cereal con bajo índice glucémico y rico en fibra.

5. Cambia el yogur de sabores por uno natural

El yogur puede ser un alimento saludable en nuestro desayuno, pero no todos son iguales. Los yogures de sabores son ricos en azúcares. Es mucho más saludable comprar un buen yogur natural y aderezarlo a nuestro gusto, acompañándolo con fruta.