Tres posiciones sexuales para tonificar

A continuación te dejamos estas posiciones, donde además de disfrutar con tu pareja, podrán ejercitarse tonificando y moldeando el cuerpo.

El perrito erguido

El hombre apoya los glúteos sobre los talones, de rodillas y con las caderas bajadas. La mujer se sienta sobre él con los pies hacia atrás y se balancea de adelante hacia atrás. Esta postura esculpe glúteos, abdominales y trabaja el flexor de la cadera.

De pie cara a cara

Si él no puede aguantar el peso de ella, la mujer ha de apoyar una pierna en el suelo y rodear el cuerpo de su pareja con la otra. No solo trabajará los músculos de la pierna de apoyo, sino que el core se fortalecerá para mantener el equilibrio. Si él aguanta el peso de ella por completo al rodearle la mujer con sus piernas, ambos harán un importante ejercicio bascular centrado en los brazos.

El GPS

Esta postura exige una superficie de altura media, como una cómoda o la encimera, sobre la que ella ha de apoyarse. Sentada sobre la superficie, la mujer ha de elevar las piernas y situarlas en los hombros de él -de pie, de cara a ella-, sujetándose en sus hombros también con los brazos para no perder el equilibrio. Los abdominales y los glúteos se fortalecerán especialmente en esta postura.